sábado, junio 15

Chipre: vota en las elecciones europeas bajo el amparo de los cascos azules de la ONU | Elecciones europeas 2024 | Notificaciones

En la plaza de Pyla hay un café turco con carteles de cerveza EFES; una cafetería gris, con carteles de la certificación KEO, y un pub inglés, con carteles de ambas y algunos más. Encima se erige una torre donde ondeaba la bandera de las Naciones Unidas: es el cuartel general de la policía de los cascos azules.

Pyla es uno de los pocos pueblos donde turcos y griegos de Chipre viven puerta a puerta. Si tienes que ver lo que te encuentras en la Línea Verde, la zona de seguridad patrullada por la ONU que divide la isla mediterránea en dos, con muros, alambradas, torretas, soldados armados, control y controles de paso. Y también con los campos minados. Sí, citando fuentes del Gobierno chipriota, el diario Correos de Chipre Este Domingo publicó que ha concluido la limpieza de todas las minas antipersonal en el área de separación (no así las minas antipersonal, consideradas «parte integral de la defensa» de Chipre). Para el alcalde de Pyla, los ingleses, eslovacos y argentinos que patrullaban el tren pasaron a formar parte del paisaje y ya no prestaban atención. “Pero no dejes que nada te entre”, dice el anciano Periklis. Es un reflejo de la singularidad de Chipre.

El mes pasado se cumplió el vigésimo aniversario de la entrada de Chipre a la UE. El hecho de que parte de su población viva bajo la protección de los Cascos Azules de la ONU demuestra la gran anomalía del país: un tercio de su territorio está ocupado por otro que, para más gente, es candidato a miembro del club comunitario, Pavo .

“Este 9 de junio es un momento crucial, porque estamos llamados a mantener la Unión Europea como un proyecto sostenible y estable. Es necesario fortalecer la UE, incluidas las cuestiones de seguridad”, opina Christiana Xenofontos, candidata del partido centrista DISY al Parlamento Europeo. “La paz es muy frágil. Lo hemos visto en Ucrania y Gaza, donde se está produciendo genocidio. Y lo vimos y lo vivimos cada día en Chipre, donde también tenemos una status quoNo dejemos de sentirnos inseguros». Apuntamos al otro lado del muro, al norte, donde Turquía tiene unos 40.000 soldados derrotados.

Los soldados turcos desembarcaron en 1974 para proteger a la minoría turca de los ataques de las organizaciones ultranacionalistas Griegas y de un golpe de Estado que reivindicaba la anexión de Chipre a Grecia. Pero los soldados turcos se quedaron atrás, pasaron 50 años en la isla y la membresía del país se consumió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

No debería haberlo pensado: la idea era que el plan de reunificación patrocinado por el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, fuera aprobado en el referéndum del 24 de abril de 2004 y, una semana después, toda la isla, nuevamente unificada, entrara en la UE. Sin embargo, los chipriotas griegos votan sindicalmente frente a un cambio de opinión de sus dirigentes, los mismos que habían aprobado el plan en negociaciones anteriores. En Bruselas sintió muy mal el juego, pero el camino estaba en marcha: Grecia había sido castigada bloqueando la entrada de otros nuevos países que se unirían a la UE en 2004 si no se les permitía entrar en Chipre, incluso si mutilado—, para que la UE incorporara la isla, sus muros, sus cables, sus cascos azules y sus conflictos no resueltos. Y sin ver lo que intentas solucionar en el futuro.

Las rondas de negociaciones posteriores terminaron sin resultado. La última, en 2017. Y la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, más rica, más poderosa militarmente y más nacionalista que en 20 años, está cada vez menos dispuesta a retirar sus soldados y su control sobre el tercio norte de la isla, sobre todo desde que empezó. descubriendo las grandes reservas de gas del submarino en sus costas. Esto ocurrió en la visión de la UE. “Los chipriotas eran los más entusiasmados con la UE, tenían grandes expectativas, pero no se materializaron”, afirma Andreas Theophanous, de la Universidad de Nicosia. Los últimos informes indican que hasta un 42% de los chipriotas griegos se han mostrado a favor o parcialmente a favor de abandonar el club, un euroescepticismo que este catedrático atribuye a que la UE “toleró la ocupación de Chipre por parte de Turquía, y los chipriotas no pueden evitarlo”. la tentación de compararlo con la reacción europea ante la agresión rusa contra Ucrania”.

El viaje de Chipre a la UE no ha sido fácil: en 2013 tuvo que aplicar una guía y fue necesaria la estricta supervisión de la troica trans el contagio de su sistema financiero por la crisis gris. En 2022, la entrada en vigor de las sanciones contra Rusia obligó al resto de grandes bancos chipriotas e influyó en las industrias de la isla que crecían en torno al revés ruso.

En realidad, incluso si algunos votantes miran hacia Bruselas, no hay grandes movimientos euroescépticos entre los principales partidos. Se ven desplazados por el Brexit en su antigua metrópolis colonial, donde los ciudadanos, aunque viajen de granja en granja en Chipre, incluso por menos dinero. También se han visto afectadas las visitas de rusos e israelíes, otra fuente de ingresos turísticos. “Hay mucho que hacer en cuanto a la democratización de la UE, especialmente en el ámbito económico. Pero no subáis, apuntad al Reino Unido, se quedarán sin tirones de pelo”, comenta Ángelos, jubilado.

La crucial votación turco-chipriota

Desafiando el bochorno que azota Chipre desde las primeras horas de la mañana del sábado, Niyazi Kizilyürek y su equipo dividen ocho villas en el norte de Nicosia y recogen la comida de los votantes turcos chipriotas. Como la boda de Dinçer y Öykü, que no puede enviar a su hija a una universidad que ha sido aceptada porque el Gobierno de Chipre no abre su pasaporte alegando que su padre es turco. “Los ciudadanos turcos son ciudadanos europeos, pero no podemos disfrutar de todos nuestros derechos, y esto crea una dependencia de Turquía”, se queja Kizilyürek, el primer eurodiputado turco de la historia, elegido en las filas del partido eurocomunista AKEL en 2019 y que tiene fama de un candidato.

Özer y Munise, dos chips turcos de Pyla, lo dejaron claro: “No tenemos ningún problema con los chips griegos, vivimos en paz, pero para ellos seguimos siendo ciudadanos del siglo II. Por eso nos sentimos más seguros de que Turquía está aquí».

El acuerdo comunitario —se decide, la combinación de las leyes y normas de la UE— sólo si se aplica en la parte de la isla bajo control efectivo de la República de Chipre, se decide, sur. Así, en el regreso 100.000 chipriotas mayores de edad turcos que posean el carnet chipriota podrán votar en las elecciones europeas, aunque vivan en el norte. “Lo importante de estas elecciones es que son las únicas en las que los chipriotas turcos y los chipriotas griegos votan juntos, y esto nos da la oportunidad de mejorar los lazos entre nuestras comunidades. Mi campaña es bicomunal, en ambos lados de la isla, en gris y en turco, y eso genera un sentimiento de amistad”, dice Kizilyürek: “Soy como mis compañeros del grupo de La Izquierda [en el Parlamento Europeo] ellos son críticos con la UE y yo soy crítico con las políticas económicas neoliberales de la UE, pero para nosotros es un foro muy importante que contribuye a la paz y la reconciliación en Chipre”.

El avance de la ultraderecha

En función de la participación de los chipriotas turcos, la balanza podría inclinarse hacia AKEL (otra formación paneuropea, Volt, y los ecologistas también incorporan a los candidatos chipriotas turcos), que competirán por el primer puesto con los conservadores de DISY. Pero la otra tendencia de estos cómicos es, como en toda Europa, la vanguardia de la extrema derecha.

La migración se ha convertido en el tema principal del debate electoral. Debido a un flujo de migrantes que quedaron atrapados en la zona de separación controlada por la ONU, a una temperatura de 43 grados, después de intentar cruzar desde el Norte y después de que las autoridades greco-chipriotas se negaran a aceptarlos (tres personas fueron evacuadas a hospitales) para cascos azules). «No podemos permitirnos la apertura de una nueva ruta migratoria», declaró el presidente de Chiriot, Nikos Christodoulides, calificando la crisis migratoria, procedente de Turquía, de «crisis grave».

En los primeros cuatro meses del año, 4.295 migrantes llegaron de forma irregular a las costas de Chipre, cuadriplicando las cifras del mismo periodo del año anterior, que ya era un récord. Chipre ha abandonado a las patrulleras en su costa oriental, por lo que los alcaldes son refugiados sirios que viven en una situación más desesperada en el vecino Líbano. Sin embargo, las cifras de envío irregular no son tan altas en comparación con las Islas Canarias o las Islas Griegas (Lesbos ya ha recibido más que todos los chips este año), pero pueden poner la suposición en el candelero.

Esto fue aprobado por el partido ultraderechista ELAM, donde las elecciones son el tercer partido fuerte, con el 13% de los votos. La ELAM fue fundada como la versión insular del partido neonazi Griego Amanecer Dorado, pero desde que los líderes de Matriz Gris fueron encerrados por sus actividades criminales —asesinato, extorsión, trata— el partido grecochipriota ha intentado alejarse de esa imagen. El profesor Theofanous recuerda también que otros partidos han contribuido a normalizar la formación extremista. Cita el caso de DISY, que recurrió a sus votos para elegir al presidente del parlamento. Y el de los socialdemócratas de EDEK, que participan en acciones antiinmigración junto con la extrema derecha.

“Estamos en un período en el que el ultraísmo está creciendo en toda Europa. La democracia europea está en peligro, incluido su propio proyecto de UE, porque los extremistas no quieren una UE unida, quieren un grupo de Estados-nación que participen únicamente en un mercado común. Por eso debemos unir las fuerzas democráticas de Europa”, opina Kizilyürek. Sabía lo que se decía: las formaciones ultraderecha fueron quienes iniciaron los enfrentamientos intercomunales y organizaron el golpe de Estado de 1974 que, como reacción, provocó la invasión de la parte turca.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_