domingo, mayo 19

El mejor Sevilla del año se condensa en Granada | Fútbol | Deportado

Quique Sánchez Flores tiene equipo. El mejor Sevilla de la temporada cayó ante un débil Granada, al que prácticamente envió a Segunda División. Son 11 puntos los que separan al equipo granadino de la salvación a falta de 12 por jugar. Además, las sensaciones que despiertan en el equipo son evidentes a pesar del impulso que supuso el legado de José Ramón Sandoval en su escritorio. Ya era tarde para que se uniera un grupo en la segunda parte, cuando este buen Sevilla les pasó por primera vez y tuvo que disfrutar. Y pude ver mucho más. Un Sevilla excelente, de lo mejor del curso, ante este Granada que marcará Segunda División y que no tiene más remedio que reinventarse. Vea qué proyecto presenta ahora la propiedad china del club tras una gestión incorrecta y deficiente. El Sevilla debe tenerlo claro. Aquí lo sabe y ha formado un equipo serio y de confianza. Se perdió demasiado tiempo con la tarjeta de Diego Alonso, que no ganó ni un solo partido de Liga en el tiempo que dirigió. Este Sevilla es otra cosa. No sólo he confirmado la permanencia con este triunfo, es la sensación de que la Liga les ha dejado cortos para jugar por otros objetivos.

3

Ørjan Haskjold Nyland, Kike Salas, Loic Bade, Sergio Ramos, Marcos Acuña, Boubakary Soumare (Joan Jordán, min. 89), Lucien Agoume, Jesús Navas, Lucas Ocampos (Hannibal Mejbri, min. 83), En-Nesyri (Alejo Véliz) , min. 83) y Lamela (Lukebakio, min. 74)

0

Augusto Batalla, Carlos Neva, Miguel Rubio, Miquel, Bruno Méndez, Sergio Ruiz (Hongla, min. 62), Gumbau (Gonzalo Villar, min. 77), Jozwiak, Pellistri (Theo Corbeanu, min. 86), Lucas Boyé (Óscar Melendo, minuto 77) y Douglas Arezo (Myrto Uzuni, minuto 62)

goles 1-0 minutos. 11: Marcos Acuña. 2-0 minutos. 51: En-Nesyri. 3-0 minutos. 79: Lucabacio.

Árbitro Mateo Busquets Ferrer

Tarjetas amarillas Sergio Ruiz (min. 37), Miguel Rubio (min. 53), Lucas Ocampos (min. 72) y Loic Bade (min. 92)

Navas y Acuña fueron protagonistas de un gran Sevilla. Ahora he perdido rendimiento, pero sigo siendo un gran futbolista. Son los restos de lo que fue un imperio, un Sevilla que ganó una clasificación de Champions entre otras. Con estos dos valientes futbolistas y sin la ansiedad de navegar hacia el descenso, el equipo que dirige Quique está impuso a un Granada que demostró, con creces, porque es el peor visitante de Primera, con casos de los dos pasteles en Segunda. División. Un pase de Navas al segundo palo, muy bien rematado por el cabezazo, se tradujo en el primer gol del conjunto local, por encima de la primera media de ahora gracias a las apariciones de sus dos portadores.

El Granada es un equipo muy débil, sobre todo donde conviene ser más fuerte, en las áreas. Sandoval limpió las cabezas de sus futbolistas. Para eliminarlos en primer lugar después de tantos platos acumulados, hazlos mucho más. Sobre todo, efectividad y maldad en el área rival. Ni Arezo en dos ocasiones ni Boyé, dispersando un claro contragolpe, ganaron la claridad necesaria para ser decisivos en la élite. Empequeñecido en ataque, en el Sevilla, de poco fútbol, ​​el valió con sus extremos para dominar el choque sin demasiados puros.

El Sevilla hizo una magnífica segunda parte. Futbolistas como Ramos, Soumaré, Ocampos y Lamela han sumaron en el buen partido de Navas y Acuña. El Granada recibió inmediatamente su segundo gol, en un partido deslumbrante ante Ocampos que sustituyó a En-Nesyri (13 goles en La Liga). Un partido magnífico, que se registró en otras ocasiones en Nervión, cuando el Sevilla estaba intratable. El Granada quedó despojado, sin fuerzas para sostener lo que aún quedaba allí. Lukebakio hizo el tercero, de preciosa factura, pero se pudieron llevar mucho más porque el dominio del mejor Sevilla del curso era absoluto. El tiempo pasó en el partido del Pizjuán, también porque jugadores como Aníbal, Véliz e incluso Jordán disfrutaron unos minutos. La alegría del Sevilla contrastó con la tristeza del Granada que quedó segundo. Fue la principal conclusión de un derbi regional limpio y sin pecado.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.