martes, febrero 20

Jude Bellingham, hace tres semanas | Fútbol | Deportado

Suma y continúa en la enfermería madrileña. Jude Bellingham tuvo una investigación de alto nivel sobre el marcador oculto, luego de ser informado por Domingo, el club y las predicciones de los médicos hicieron saber a los ingleses que no estarían disponibles hasta el partido de octavos de la Liga de Campeones contra Leipzig, el 6 de marzo. . En el medio, el conjunto blanco disputa cuatro citas: la jornada en Alemania (martes), el Rayo en Vallecas (18 de febrero), el Sevilla en casa (25) y el Valencia en Mestalla (2 de marzo).

La baja de los ingleses está resumida de cara al próximo duelo europeo contra el de Antonio Rüdiger, que sufrió una lesión en el lado mayor del músculo abandonado y se calcula que llevaría dos semanas fuera de los terrenos de juego. Por el contrario, Carlo Ancelotti está a la espera de recuperar a Nacho, que este domingo se ejercitó con la normalidad tras haberse quedado fuera del encuentro ante el Girona por una sobrecarga. Debe formar la rama de la zaga en el pivote de Tchouameni, volviendo a la emergencia antes de las aboliciones del ejército alemán y de Alaba (éstas son las últimas, tras la ruptura del cruzado).

Bellingham, autor de un doblete ante los de Michel, se retiró en el minuto 57 de forma muy dolorosa desde el tobillo izquierdo tras dos torceduras, una a cada lado. Ancelotti informó en la cola a la prensa que padecía un esguice, aunque no cerró la puerta a su participación en Leipzig. Sin embargo, este domingo se da por hecho que la base se extenderá por unas tres semanas. Y puedo estar peor, siguiendo al club, porque estoy intentando tener una lesión más grave, similar a la de Vinicius en 2019 contra el Ajax, una rotura de los ligamentos del tobillo izquierdo que llevaba dos meses.

Si es el segundo físico quizás esta vez del pick de la Liga (16 tantos; 20 en el total del curso) tras el problema en el izquierdo de principios de noviembre. Una mala caída ante el Rayo en el Bernabéu, que intentaron rematar, les llevó a perder los dos siguientes compromisos (Braga y Valencia, ambos en casa y recuperados con cómodas victorias). Reemplazado para esos días quedó Brahim Díaz, quien se levantó del suelo con una marcha penosa en la sombra y sin oportunidades justas. Los otros tres partidos del año sin Bellingham los ganó también el Madrid (ante Las Palmas y contra la Arandina en Copa).

El caso de Bellingham se encuentra en la sucesión de los infortunios físicos del Madrid esta campaña, con tres roturas del cruzado (Courtois, Alaba y Militão), y la coincidencia de perder este sábado ante el Girona en los dos únicos centros sanos que han quedado en la Plantilla (Rüdiger y Nacho) para beneficio de Alaba y Militar y no acudir al mercado de invierno. El partido de octavos de la Liga de Campeones, el clásico europeo frontera de los blancos de vez en cuando, lo afronta sin el máximo goleador y con sólo un central sano (Nacho). Un cuerpo médico que obligó al equipo a expresarse y que contrasta con la salud deportiva de un equipo que este sábado firmó su mejor actuación del curso ante el Girona (4-0).

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.