domingo, mayo 19

La entrevista de Tucker Carlson con Putin lo devuelve al centro del escenario, por ahora

La primavera pasada, parecía que Tucker Carlson había llegado al límite de su furia. camino a través de los medios de comunicación y la política estadounidense.

Fox News canceló su programa de mayor audiencia, privando a Carlson de su plataforma nocturna en horario de máxima audiencia. Pero lo retenía bajo un contrato, valorado en más de 15 millones de dólares al año, que le prohibía aceptar un trabajo con un rival.

Según las viejas reglas de los medios tradicionales, Carlson permanecería fuera del aire y fuera de la vista hasta el final de las elecciones de 2024, cuando expire su contrato. Pero el señor Carlson no es la típica estrella de televisión. Y lo que alguna vez fue normal en su industria es cada vez más arcaico, destruido por las nuevas reglas –o la falta de ellas– del fracturado mundo de los medios en línea.

Con una entrevista exclusiva con el presidente ruso Vladimir V. Putin, publicada el jueves en la red social X y el sitio de transmisión de Carlson, Tucker Carlson Network, el presentador regresó con venganza al centro de la política estadounidense.

La entrevista de dos horas le dio un megáfono frente al público estadounidense justo cuando muchos republicanos en el Congreso trabajaban para bloquear un salvavidas vital de ayuda militar estadounidense a Ucrania.

También logró el objetivo de Carlson de recuperar el protagonismo. Por primera vez desde su expulsión de Fox, su nombre volvió a estar en boca de importantes figuras nacionales e internacionales, el tipo de notoriedad que Carlson ha prosperado durante mucho tiempo.

Hillary Clinton, en una entrevista esta semana con Alex Wagner de MSNBC, lo llamó «un idiota útil» y el «cachorro» de Putin.

Carlson le dio a Putin espacio para disquisiciones ininterrumpidas sobre quejas de larga data y decididamente unilaterales sobre los orígenes y los movimientos independentistas de Ucrania. Pero Carlson en ocasiones persistió, para evidente irritación de Putin, e incluso preguntó por qué Rusia estaba encarcelando a Evan Gershkovich, el reportero del Wall Street Journal, cuestionando la afirmación de Putin de que Gershkovich era un espía.

Queda por ver si la entrevista mejorará la posición de Carlson a largo plazo.

La entrevista con Putin servirá como una especie de publicidad para su sitio de streaming, que fundó en diciembre y que cuesta a los suscriptores 9 dólares al mes. Tucker Carlson Network es un intento de replicar el modelo de negocio de otras figuras conservadoras como Megyn Kelly y Ben Shapiro, que han construido plataformas digitales independientes fuera de los medios tradicionales. Carlson está trabajando con Red Seat Ventures, una firma que cuenta con Kelly, Bari Weiss y Nancy Grace entre sus clientes, para manejar las ventas de publicidad en la nueva plataforma.

Sin embargo, hasta ahora, las entrevistas de producción propia de Carlson sobre

Su poder decreciente parecía ser al menos parte de la razón por la que Fox no había hecho más para detener su nueva empresa, a pesar de que Fox había afirmado que violaba los términos de su contrato. (Los abogados del Sr. Carlson han argumentado que Fox originalmente incumplió su contrato y que su programa en línea está dentro de sus derechos de libertad de expresión).

Si Fox presenta una demanda contra Carlson, podría darle la oportunidad de afirmar que sus antiguos jefes de los “medios corporativos”, como a él le gusta llamarlos, estaban tratando de censurarlo. Es precisamente el tipo de argumento que atrae a la base de seguidores de Carlson, que se asemeja a un movimiento político por derecho propio, lo que le da a Carlson una influencia que pocas otras estrellas de televisión tienen.

Fue esta influencia la que convirtió a Carlson en un verdadero activo para Trump –y Putin– durante su estancia en Fox News.

Carlson ha sido el defensor más destacado de los argumentos prorrusos de la red, incluida su afirmación de que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky es un dictador utilizado por Occidente para debilitar a Rusia.

Pero su estilo propagandístico también lo llevó a los límites de la televisión por cable.

Su participación en la demanda por difamación de Dominion Voting Systems contra Fox, que resultó en una multa de 787 millones de dólares, y el descubrimiento preliminar de una letra de Carlson que transmitía opiniones incendiarias sobre la violencia y la raza, influyeron en la decisión de sus jefes corporativos, Lachlan y Rupert Murdoch. para cortar su espectáculo.

Musk actuó rápidamente para convertir a Carlson en el primer presentador de un programa de vídeo de larga duración sobre X.

Musk completó la compra de «La libertad de expresión es la base de una democracia que funcione», explicó Musk a Carlson, quien lo elogió por «restaurar la libertad de expresión en Internet».

AX, Musk puede ofrecer a Carlson un nivel más libre de expresión, en parte porque las plataformas de Internet como la suya tienen más protecciones legales contra demandas por difamación como la que Dominion presentó contra Fox. Y Musk no ha mostrado ninguna preocupación por el contenido que pueda alienar a los anunciantes. (X ha lanzado paquetes que cuestan 300.000 dólares para publicidad en cuatro de los vídeos de Carlson y hasta 1,5 millones de dólares para publicidad en 48 vídeos, según documentos internos obtenidos por The New York Times).

Carlson presionó y finalmente excedió los límites de lo que los Murdoch podían permitir en su red. No se ha acercado a esa marca para Musk, quien ha restablecido miles de cuentas previamente prohibidas que promovían información errónea sobre salud y elecciones, lo que se corresponde con un aumento de publicaciones racistas y antisemitas en las redes sociales. El jueves, Musk, el usuario más seguido de la plataforma, compartió la entrevista a Putin con sus seguidores.

El programa de Carlson contó con estadounidenses famosos, como Alex Jones, que chocaron con las políticas de moderación de contenido en muchas plataformas de redes sociales, incluido Twitter, como se conocía a X antes de que Musk lo comprara y eliminara la mayoría de los políticos. .

Otros invitados incluyeron al candidato presidencial independiente Robert F. Kennedy, Jr. y al primer ministro húngaro Viktor Orbán, cada uno de los cuales recibió una recepción de apoyo de Musk en X.

Esta visión compartida se ha extendido en ocasiones a Ucrania y Rusia. Musk ha enojado a los ucranianos al sugerir que negocien la paz, lo que para ellos equivale a permitir que Putin conserve el territorio ucraniano que conquistó mediante una fuerza sangrienta y anárquica.

Y, aunque Musk ha concedido a Ucrania el uso de su sistema satelital Starlink para comunicaciones en el campo de batalla, reconoció haber bloqueado su uso para un ataque planeado contra Rusia en el Mar Negro el año pasado. Putin, a su vez, elogió a Musk como un «hombre de negocios talentoso».

El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, tuvo palabras igualmente cálidas para Carlson esta semana, diciendo que Putin le concedió una entrevista –que Carlson ha buscado desde sus días en Fox– porque Carlson «contrasta la posición de los medios anglosajones tradicionales».

Peskov desacreditó la falsa afirmación de Carlson de que fue la primera figura de los medios occidentales en entrevistar a Putin después de su invasión a gran escala de Ucrania hace dos años, porque los periodistas no se habían molestado en preguntar. Numerosos medios de comunicación occidentales han hecho esta afirmación, incluido el Times.

Pero Peskov está de acuerdo con Carlson en que los principales medios de comunicación “no pueden jactarse siquiera de intentar parecer imparciales”.

Rusia ha definido la imparcialidad como el respeto a su propia línea oficial, una desviación de la cual corre el riesgo de sufrir una pena decididamente censurable de prisión. Esto va en contra de los estándares periodísticos tradicionales. – estándares de los que el Sr. Carlson no tiene que preocuparse en X.

Parece que la entrevista seguramente atraerá a una gran audiencia. La prueba será si eso se traduce en más suscripciones e interés en su programa en el futuro y, de no ser así, cómo intentará Carlson superarse a sí mismo para su próximo éxito.

Kate Conger contribuyó al reportaje.