sábado, junio 15

Murió Ron Edmonds, de 77 años, cuya cámara había capturado el tiroteo de Reagan

Ron Edmonds, un fotógrafo de Associated Press que ganó un premio Pulitzer por una dramática serie de imágenes del intento de asesinato del presidente Ronald Reagan y el asesinato del pistolero afuera de un hotel de Washington en 1981, murió el viernes en Falls Church, Virginia. tenía 77 años.

Su esposa, Grace Feliciano Edmonds, dijo que murió en el hospital por neumonía relacionada con una infección bacteriana.

Era apenas el segundo día del Sr. Edmonds en la Casa Blanca cuando se le asignó la tarea de cubrir un discurso del presidente Reagan ante un grupo de la AFL-CIO en el Washington Hilton el 30 de marzo de 1981. Después de apresurarse a salir del hotel de enfrente del presidente, Edmonds se colocó al otro lado de la limusina presidencial, esperando que Reagan no hiciera más que saludar a los espectadores antes de regresar a la Casa Blanca.

“Lo tenía en la mira”, dijo Edmonds en una entrevista del Gannett News Service en 1982. “Saludó una vez a la derecha y giró a la izquierda mientras yo bajaba la persiana. Fue entonces cuando sonaron los disparos». Y añadió: «Vi su reacción cuando se estremeció».

Aunque otros fotógrafos estaban presentes en el lugar, Edmonds fue el único que capturó el asalto a Reagan por parte del pistolero, John W. Hinckley Jr., en una secuencia de fotografías que comenzó antes del tiroteo y continuó después de una sola bala. El revólver calibre .22 del Sr. Hinckley entró en Reagan debajo de la axila izquierda, golpeó su séptima costilla y entró en su pulmón izquierdo.

Otra foto mostraba a los agentes del Servicio Secreto Ray Shaddick y Jerry Parr empujando frenéticamente a Reagan hacia la limusina, que luego se dirigió al Hospital de la Universidad George Washington.

El intento de asesinato comenzó alrededor de las 14.30 horas, cuando Hinckley, de 25 años, un hombre rubio que vestía un impermeable, disparó seis tiros desde una posición que había tomado entre equipos de televisión y periodistas que se encontraban a la salida de un hotel.

También disparó a James S. Brady, el secretario de prensa de la Casa Blanca, que yacía boca abajo, con sangre brotando de su cabeza; el agente del Servicio Secreto Timothy J. McCarthy, baleado en el abdomen mientras intentaba proteger al presidente; y el oficial Thomas K. Delahanty del Departamento de Policía Metropolitana, quien recibió un disparo en el cuello.

Una de las fotografías de Edmonds transmitía vívidamente el caos en la escena: los tres hombres heridos en la acera, los oficiales con armas en la mano, dos camarógrafos de televisión grabando el arresto de Hinckley.

Cuando regresaba a la oficina de AP en Washington, a Edmonds le preocupaba no haber podido obtener una fotografía del rostro de Hinckley.

“Sabía que tenía fotos de ellos luchando con él, pero inicialmente le taparon la cabeza con la chaqueta, que es una de las formas de incapacitar a alguien”, dijo en una entrevista con PBS Hawaii en 2012.

Pero sus jefes le aseguraron que había hecho su trabajo. Fue recompensado con un aumento de 50 dólares a la semana.

“A veces uno crea su propia suerte y yo estaba en el lugar correcto en el momento correcto y listo cuando sucedió”, dijo a la revista Time en 2011.

Cuando recibió el Pulitzer por fotografía de noticias en 1982, Edmonds dijo a la AP: «Ojalá hubiera sido por una fotografía que no tratara sobre violencia, sobre personas lastimadas».

Ronald Allen Edmonds nació el 16 de junio de 1946 en Richmond, California y creció en Sacramento. Su padre, Ernest, era un camionero cuyo trabajo itinerante obligaba a la familia a mudarse con tanta frecuencia que Ron rara vez pasaba más de un año en una escuela. Su madre, Dorothy (Theis) Edmonds, se ocupaba de la casa.

Después de graduarse de la escuela secundaria, Edmonds trabajó para Pacific Telephone y asistió al Sacramento City College de 1965 a 1969. Mientras estuvo allí, tomó una clase de fotografía impartida por un fotógrafo de un periódico, quien lo animó a tomar fotografías de manifestaciones contra la guerra en Sacramento. United Press International le pagó 25 dólares por una de sus fotografías.

“Lo vi en el periódico al día siguiente y supe a qué quería dedicarme”, dijo Edmonds a la Asociación de Fotógrafos de Noticias de la Casa Blanca cuando recibió el premio Lifetime Achievement Award en 2013.

Después de trabajar independientemente en California durante varios años, se mudó a Hawaii en 1971 para trabajar para The Honolulu Star-Bulletin. Cuatro años después conoció a la señora Feliciano, su futura esposa, una reportera que cubría los tribunales estatales y federales para el periódico. Edmonds se unió a UPI, en Sacramento, en 1978 y permaneció dos años antes de que AP lo reclutara para trabajar en su oficina de Washington.

Doug Mills, un fotógrafo de Washington para el New York Times que trabajó con Edmonds en la AP durante 15 años, lo elogió en un correo electrónico como un hombre con «una ética de trabajo increíble» al que «le encantaba cubrir los eventos noticiosos más importantes en Washington». ” y por ser “el primer fotógrafo de AP en tomar imágenes digitales durante la era de las cámaras cinematográficas”.

En la toma de posesión de George Bush en 1989, Edmonds utilizó una línea telefónica para transmitir una imagen digital a periódicos de todo el mundo 40 segundos después de que el presidente Bush prestara juramento.

El extenso portafolio de Edmonds incluye fotografías del primer ministro israelí Yitzhak Rabin y del líder palestino Yasir Arafat dándose la mano, mientras el presidente Bill Clinton los abrazaba, tras la firma de un acuerdo de paz en 1993; un Reagan sin camisa trepando a un árbol y cortando una rama en su rancho de California; y las erupciones de los volcanes Kilauea, Hawaii, y Mount St. Helens, estado de Washington.

Además de su esposa, con quien vivía en Annandale, Virginia, al Sr. Edmonds le sobreviven su hija, Ashley Edmonds; su hermana, LaVonne Edmonds Coen; y su hermano Donald.

Mientras trabajaba en Hawaii en 1973, al Sr. Edmonds se le asignó la tarea de tomar fotografías de un concierto de Elvis Presley que se transmitió a todo el mundo vía satélite desde Honolulu. Pero el manager de Presley, el coronel Tom Parker, quería prohibir toda cobertura de prensa.

Después de que The Star-Bulletin amenazó con solicitar una orden judicial para detener el programa, el coronel Parker cedió, pero aún así tomó medidas para controlar el acceso del Sr. Edmonds.

Después de que él y un corpulento guardia de seguridad escoltaran al señor Edmonds hasta su asiento, el coronel Parker le dio sus instrucciones.

“Los abogados dijeron que tenía que dejarte tomar fotografías”, recuerda Edmonds que dijo, “pero no tengo que dejarte moverte”.