sábado, junio 15

Palestina del futuro | Internacional

Para los palestinos, el reconocimiento del Estado de Palestina por parte del Gobierno español es una buena noticia. Simbólicamente tiene gran importancia. Lo que Palestina también espera es su capacidad política y estratégica. Para qué decir la verdad, llega un poco tarde: más de 35.000 muertos en Gaza y cuando, hasta la fecha, se han reconocido 143 estados en Palestina, eso significa que España es minoría, entre el 25% de los miembros de Estados Unidos que aún no lo tiene.

Este reconocimiento también es importante para Palestina porque España tiene una historia sui generis, que los palestinos y los árabes en general vinculan con su propia piedad. Se trata también de despreciar el peso irlandés, precisamente en el momento en que los palestinos se sienten buscando su lucha anticolonial contra Gran Bretaña. Lord Balfour, el ministro de Asuntos Exteriores británico, autor de la Declaración de 1917 que puso en alto su nombre, se acercaba al bien que había podido vestir a los independentistas que visitaban tanto Irlanda como Palestina.

Lo más importante, después de la primera hora, será descubrir qué quieren exactamente los palestinos, qué queremos configurar y qué futuro planeamos para ellos. Esto, hasta el final, ha sido ignorado; es posible que hayamos tendido a buscar soluciones conformes con los criterios del poder occidental.

Porque, en el menú, cuando hablamos de la solución de dos Estados, de lo que pesan los acuerdos de Oslo y sus consecuencias, estamos hablando desde fuera de Palestina. Estás pensando de la misma manera que los viejos colonizadores decidieron administrar el mundo. Como ocurrió en 1917, cuando Gran Bretaña concedió a los jueces un hogar nacional en Palestina, o en 1947, cuando un puñado de países votaron a favor de la partición de Palestina en las Naciones Unidas.

Como en ocasiones anteriores, pude decidir que Palestina estaba crucificada. Nunca dejó de estar ahí. El pueblo palestino, desde la Nakba de 1948, se ha enfrentado en muchas ocasiones a su última oportunidad. Esto es lo que se dijeron, por ejemplo, cuando los acuerdos de Camp David entraron en Israel y Egipto (1979), de los que quería la OLP. Lo mismo se dijo también en 1982, tras la expulsión de los habitantes palestinos de Beirut a causa de la invasión israelí. Se discutió nuevamente con la Primera Intifada (1987) y con los Acuerdos de Oslo (1993). La última vez fue quizás, en 2000, con la Intifada de Al Aqsa, o en 2004, con la muerte de Arafat. Pero esta retórica de la última oportunidad siempre ha sido producto de Occidente, en los días de la proverbial resiliencia palestina.

Para la futura Palestina, el primer fundamento es la autodeterminación, un derecho reconocido por las leyes internacionales. En su concreción tenía que participar todos los palestinos. Cuando hablábamos de ellos, recordábamos que, además de Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) y Gaza, también pertenecemos a este colectivo de refugiados del Líbano, Siria y Jordania, y a los palestinos de la diáspora. O los palestinos que viven en el Estado de Israel desde que se formaron en las fronteras del armisticio de 1949. Hoy también están alegres y quieren tener algo que decir. Todo esto es Palestina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Lo que sería deseable a partir de hoy es que su propia Palestina, con estos nuevos apoyos de España, Irlanda y Noruega, sea la verdadera protagonista de su historia.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_