sábado, junio 15

Pogacar cierra el Giro con una exhibición en los Alpes | Ciclismo | Deportado

Huye el montón de orillas del lago de Garda, los mosquitos y el calor, y las escaleras ligeras como pajaritos empiezan a volar, quizás sintiéndose libre, al final. Pasada la llanura, llegan sus montañas, los Alpes, aire. Se escapan tantos años y llegan a los 50. Viejos que buscan, como Nairo, jóvenes que buscan la exaltación, como Piganzoli, como Pellizzari, como Steinhauser, veteranos del oficio también, habituales, obstaculizadores del pedal. , pico y pala, para quien pedalea cada pedal es un desafío. Y en el aire no es el feliz entusiasmo de quien todavía cree en la utopía, en el valor de los sueños, hasta que el fatalista de alguien nace destrozado, condenado. Como las montañas son tan hermosas, los abetos son tan esbeltos, que en lugar de empujarlos para crearlos en el camino, escalarán con su peso, tonos y tonos de granito.

Tu venta nunca dura cinco minutos, sino sólo tres. No atados ni libres, como el trabajador que regresa tras un usurero, y no son por servidumbre ni por caridad sino por pura razón práctica, requieren un salario mínimo, una confianza suficiente que pueda pagar todos los meses sin morir. por la mañana, pero insuficiente para descontar el principal de la deuda. Viajan hacia Livigno, los Alpes del Norte, a 2.300 metros de la estación de Mottolino, 222 kilómetros de montañas siempre empinadas, en la frontera con Suiza y pasado el Mortirolo. luz (la repentina de Monno, la que sigue, no es la monstruosa de pendientes imposibles sólo practicables cuando se inventaron las coronas de 30 piñones, hasta una suave, 13 kilómetros al 7,5%, es la Sierra Leonardo no la Marco Pantani uno).

Además, hace muchos años que no, siempre de rosa, con las tartas a la cabeza, vigila Tadej Pogacar. Detrás de sus hijos UAE, Novak, Grossschartner, Majka, el último, pisa los pedales con el pedal del asiento, libera sus mechones de rubí con los retornos de su casco, apunta al frente, a las montañas donde su escritura es el destino. «Lo que no es ganar el Giro, no sólo eso, sino perseguir a Merckx, perseguir la grandeza por todas las cosas, con las manos desnudas, así que le dio los guantes rosas y negros a un fan del episodio, abre el botón de radio», anuncia su intenciones a su gente para que Majka viva el ritmo, luego toca los mocos con ambas manos, se levanta del asiento, acelera y se va. Nadie puede seguirlos. Nadie lo intenta. Un pequeño Dani Martínez, otro pequeño Tiberi. Los más atrevidos. Nada Geraint Thomas, prudencia. Están muertos. El viento sobre las espadas. Sufren a rueda. Quedan 15 kilómetros hasta el destino. La corta tendidísima hasta el Passo di Foscagno; a piccolo Bajando, la empinada rampa final llega al Mottolino, tan dura que obliga a volver a levantar el culo. No hay Roglic, ni Vingegaard, nadie que les pueda hacer dudar, sufrir. Pogacar acelera, suavemente, sin forzar, como hacía abajo, y sigue devorando kilómetros, aniquilando deseos. Busca, y encuentra, el mayor símbolo de su superioridad: ganar solo, rosa, en los Alpes italianos. Alcanza del tamaño del caníbal, y nieve a hielo en las cunetas. Salida a las 16.30 horas, llegada a las 17.00 horas. 30 minutos exactamente, 15 kilómetros, 30 por hora. Los números de la epopeya.

Es el cuarto triunfo de la etapa de Pogacar. El Giro iba blindado. La faltaba es el lazo rosa, el adorno superfluo pero fundamental. El símbolo.

Cuando Pogacar acelera y los mortales se plantan -Geraint Thomas y Daniel Felipe, sus compañeros temporales del podio, alcanzaron los 2m 50s (3m contando el despeje), y ya están en 6m 41s y 6m 56s, respectivamente, en la general)- – los 50 fugitivos se han fusionado con el paisaje, dispersos entre las curvas y los abetos, uno a uno, y en total, unos tres minutos, es Nairo Quintana, que quiere volar, otra vez el corazón de los Andes, el León de Tunja. , Nairito se siente nairomano y por un tiempo la ascensión limpia y clara, pareja y bien asfaltada, de Livigno es el escenario de un viaje en el tiempo, los tiempos del ciclismo. Nairo, para ser el primero, intentó ayudar a un joven alemán llamado Georg Steinhauser, hijo de Tobías, el viejo ciclista que corría en el Vitalicio de Javier Mínguez, y de su madre, Sara, posiblemente con Jan Ullrich, el coloso ganador del Tour de ‘ 97, el ángel caído en tiempos de Armstrong y Eufemiano, y Georg, el bávaro, es su sobrino político. Y cuando Pogacar, a dos kilómetros de distancia, se acerca a Nairo, recuerda, y así lo dice, que el primer Giro que hice en 2014 fue en 2014, cuando viajó a Trieste, buscaba tanto Eslovenia, para ver la última etapa. Tenía 15 años y pude ganar la rosa al colombiano, rey de los Dolomitas, señor del Stelvio y Val Martello. «Está claro que me dieron crédito a mí, y también a la rivalidad entre Nairo y Froome, y tanto que vi que Nairo valía la pena, algo que siempre esperé al final, y no me gustó», Dice Pogacar que en Livigno es como en su casa, se ha concentrado allí muchas veces, viaja mucho por las calles, estudió mucho allí, en diciembre, la edad que quería tener por primera vez. “Pero ahora Nairo tiene una gran verdad. Ha atacado de lejos, lo ha hecho. Fue extraordinario».

Pon el dedo índice, el número uno, antes de cruzar la meta, y luego ve con tu masajista, con tu amigo, Joseba Elgezabal, a hacer el rodillo, y serás bromista, como te pasarías un día en la carretera (más de seis horas de bicicleta por la montaña, 230 kilómetros incluyendo neutralización, 35 en promedio), y luego traen a Thomas y Daniel Martínez con la costosa descomposición, el choque, la derrota. Nairo sólo faltó 29 años. Cruza la meta y santifícala. La entrevista a Alberto Contador, viejo rival también. El de Pinto le cuenta, para animarla, qué búsqueda ha sido, qué grande, Nairo. Nairo la mira con la mirada de quien siente la emoción del otro, pero sabe que nunca había tenido un vínculo. “Fue importante, increíble, para la motivación personal”, afirma el colombiano de 34 años, que este año volvió a Movistar durante un año sin correr, y sufrió Covid en febrero, y se rompió una pierna en marzo, en Una vez más. , y regresé. “Y para la armonía del grupo”.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.