sábado, junio 15

Roland Garros 2024: Alcaraz: “Los guerreros dejan todo, y yo me consideras un guerrero” | Tenis | Deportado

Toca el traqueteo de los teclados, dedos humeantes, a toda maquina. Y por eso encontramos a Vincenzo Martucci, un veterano periodista —antes en Gacetaahora es El mensajero— que volvieron a los periodistas españoles y se quejaron de la desgracia de sus jugadoras, que empezaron a hacer negocios en el mundo de este Roland Garros y finalmente marcharon al vacío: ni Jannik Sinner, ni Jasmine Paolini — lógico, de uno a otro Por otro lado, teniendo en cuenta a quien se enfrentaba—, este no es el último en la modalidad doble. Aquí tres veces, para que el escritor se alegre y retome el pasado, el presente y, si ocurre raramente, el de sus compañeros: “Antes Rafa, ahora Carlos. Los españoles estamos condenados a trabajar para siempre».

Desde el lugar, por la noche, irrumpe Carlos Alcaraz con una sonrisa gigantesca, saliendo para una videoconferencia en movimiento y encabezando a un grupo de 15 personas entusiastas antes de su llegada a la sala de conferencias, donde los asistentes los reconocen y aplauden. Hay datos que indican, por ejemplo, que su porcentaje de actividad en grandes empresas asciende al 82,1%; se trata del máximo número de figuras como John McEnroe (81,46%), Andre Agassi (80,86%) o Andy Murray (78,13%). Así que disfruta Carlitos, negro y pantalón corto; con muchas ganas de ir a celebrar con los suyos. Al lado, el trofeo que tanto deseas y que sostienes.

¿Qué lección extra nos deja este apasionante viaje a París? “Esa fuerza mental hace los partidos. Si no quieres jugar brillantemente, será mejor que juegues o estés en tu mejor versión para ganar”, introduce; “al final también hay mucho pelo; Si estás mentalmente tranquilo, también te puedes perder el mejor tenis de tu vida. Puedes caminar, pero de momento, si no tienes fuerzas suficientes, no te detengas. En el quinto set de la final tocó parar todo, jugar todo lo que se pueda. Eso es lo que hace un guerrero y yo me considero un guerrero».

El murciano, que tiene la intención de regresar lo antes posible a Murcia para relajarse algún día y sentir el amor por lo que tiene, el resort verde que también le llevó a la gloria de su pasado curso, mantendrá la tradición. Así que en poco tiempo crearás un nuevo tatuaje. Primero agarró con su tríceps el escenario de su explosión en Nueva York (2022), luego un cortador en un marcador de Wimbledon y ahora, a continuación, tenderá la Torre Eiffel en el otro. “Sí, lo digo [a su madre] Lo que quiero hacer es sólo el primer título de cada Grand Slam. Quiero reunirme todo el tiempo, pero volveré a estar a salvo”, afirma, ya reencontrado con el grupo de españoles que alcanzaron lo más alto de Roland Garros. De Santana a Nadal, de Arantxa a Muguruza. Y ahora es así, Carlitos.

“Es un orgullo estar en la historia de nuestro deportado. Poner mi nombre ahí, el de un chaval de El Palmar, de Murcia, que consiguiendo registros históricos. Es algo maravilloso. Algo que queremos disfrutar y espero que no esté listo para mí”, anunciando que volverá aquí en julio con más palabras: “Pueden ser mis primeros Juegos Olímpicos, después de haber logrado mi primer Roland Garros. Va a ser un torneo muy especial para mí y tengo muchas ganas».

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_