sábado, junio 15

Verónica Abad, vicepresidenta de Ecuador se reúne con Noboa: «Temo por mi vida, sufriré un atentado»

Las relaciones entre presidentes y vicepresidentes en América Latina son disfuncionales. Gustavo Petro tiene una relación muy fría con Francia Márquez, una mujer afro que fue la clave del poder. Antes de Petro, Iván Duque ignoró y despreció a Marta Lucía Ramírez. Lo que está pasando en Ecuador, sin embargo, escapa a cualquier entidad. El presidente Daniel Noboa no tuvo contacto con Verónica Abad, su vicepresidenta, ni tuvo una sola conversación de la cual ambos ganaron la elección. Poco después de tomar su posición, la envió definitivamente a Tel Aviv en una misión de “mediación” entre Israel y Palestina, cuando conocía la única influencia que tiene el país ante la perspectiva de este abandono. Meses después, se encomendó financiación al hijo de Abad por tráfico de influencias y se ordenó su internamiento en La Roca, una cárcel de máxima seguridad. Abad da por segura La mano de Noboa detrás del caso.

Esta manifiesta animación de Noboa hace que la persona con la que eligió para gobernar el Ecuador pueda diluirse hasta llegar al mandato. Pero hay algo que es aún más contundente: el actual presidente, que quiere recuperarse y así parece por su alta popularidad, deberá renunciar a su cargo a finales de este año, 45 días antes de las elecciones para hacer campaña, y dale el cargamento en Abad. Así lo manda la Constitución ecuatoriana, está escrito en piedra. A nadie le importa evitar que esto suceda en toda la costa y por eso envió constantes emisarios para decirle en Abad que lo mejor para ella sería dimitir. La vicepresidenta está sintiendo algún tipo de presión de un día para otro. Por ejemplo, en los últimos días, el concejal de un organismo supuestamente independiente presentó una denuncia contra Abad ante las autoridades electorales acusándolas de haber hecho campaña antes de lo permitido por la ley. Así fue que quedó registrado en sus redes sociales. El experto es que Noboa dijo exactamente lo mismo. Si es seguro que los pagos a desembolsar a Abad se intensificarán a medida que se cumpla la fecha en la que el presidente estará obligado a dimitir.

Abad vive el momento más difícil de su vida. A través de una videollamada desde Tel Aviv, medio para el que realizó esta entrevista, observa a una mujer angustiada, a veces en las afueras del campamento, sobre todo cuando recuerda la captura de su hijo. Incluso teme por tu vida. Eso sí, asegúrate de que no te importa abandonar tu carga y que pasarás el día en la puerta del Palacio de Carondelet, la residencia presidencial, aunque sea temporal. Nadie llegó a chocar contra una pared, contra una política de absoluta convicción. En sus ojos brilla el fuego de quien está dispuesto a continuar hasta el final.

Daniel Noboa, junto a Verónica Abad, habló durante la designación de su Gabinete, en Quito (Ecuador), en noviembre de 2023. José Jácome (EFE)

Pedido. ¿Nos ha sido desleal el presidente Noboa?

Respuesta. Exactamente. Acordamos completar un proyecto político y este proyecto fue traicionado.

PAG. ¿Por qué pidió su fórmula presidencial?

r. Primero soy mujer y tenemos que cumplir una ley de igualdad. Necesitamos armar ideas y proyectos, que es lo que me preparó en política pública. Nos conocimos cuando él era un deambulador. Pertenezco a la sierra de nuestro hermoso país, Ecuador, y en esta región Ganamos. Pero ese no fue el caso en la costa ecuatoriana (la región natal del presidente).

PAG. En el campo decidimos que violencia como ésta era un mito, que no existía. ¿Que piensas ahora?

r. No, él puede decidir que no hay violencia contra la mujer. La violencia es real, estaré mintiendo. Es innegable que el machismo existe.

PAG. ¿Sois amigos ahora mismo?

r. Sufro violencia política, hostilidad y abuso constante.

PAG. ¿El principal impulsor de esta campaña es Noboa?

r. Todavía hay un gobierno libre. La hostilidad y la persecución política son muy claras. No hablo de algo que creo: estoy de paso. Ecuador debe reaccionar ante este atropellamiento. Tenemos una Constitución que debemos respetar. Estoy aquí porque el pueblo ecuatoriano me dijo el derecho a ser vicepresidente. Esto hay que verlo con la democracia, que es sagrada. Hay que tener el máximo respeto por el orden constitucional.

PAG. ¿Qué señorío espera que Noboa pueda destituirla?

r. Este avanza mediante un decreto presidencial para desterrarme, reducir al mínimo la institución de la Vicepresidencia. Por decreto desestimaron mi seguridad. Hasta ahora no hemos tenido funciones específicas, por lo que declarar a una vicepresidenta como embajadora nunca existió. Me asignaron el título de misión de mantenimiento de la paz para Israel y Palestina. Es una inconstitucionalidad porque la vicepresidencia habla de sus funciones y no tenemos las funciones con las que podemos trabajar. ¿Quiere poner fin a la paz entre Israel y Palestina? Estos dos países son los que compiten con él.

PAG. ¿Cuál ha sido tu mayor momento en estos meses?

r. El apego y encarcelamiento de mi hijo es lo más sagrado. Me costó muchas horas como madre. La justicia no tiene la independencia de los poderes que tiene en el Estado de derecho. Siguen pretendiendo destituirme mediante una denuncia ante el Tribunal Contencioso Electoral, con pruebas ridículas. Estoy esperando hasta que me declaren persona. no agradecido. Nadie quiere probar con Noboa. Intenta enviarme a Antártida, como te dije. Tengo la obligación de hablar con los ecuatorianos, pero dos veces me mandaron llamar para no hablar ni hacer declaraciones. Es violencia política, emocional y psicológica; Quiero acabar con mi moral y mi decencia.

PAG. ¿Cuáles son sus argumentos para defender esta denuncia electoral?

r. Si esto se aplica a mí, también debe estar con el presidente, con los señores asambleístas, alcaldes y concejales que hacen lo mismo.

PAG. Esteban Guarderas, concejal de participación de Ciudadana, entidad que supuestamente representa a la ciudadanía para el control del poder, pudo denunciarnos a quienes reconocimos a Carondelet. ¿Sabes con quién se reunió?

r. Entra y sube a Carondelet, pero no puedo decirle si volverá, porque sabe que van a estar representados.

PAG. Porque Noboa no quiere que tú lleves la carga ¿a qué precio?

r. ¿En qué momento me viste peligrosa? ¿Qué no quieres ver separado? La Constitución determina que, ante la renuncia o ausencia de un presidente, el vicepresidente asume la Presidencia. Es el orden constitucional.

PAG. ¿Quieres esperar hasta el final, quieres ser presidente?

r. No es lo que quiero, es lo que debe suceder dentro de la Constitución.

PAG. ¿Tienes miedo de tu vida?

r. Por supuesto, sobre todo por la detención contra mi hijo de forma violenta. A la verdad cómo una Embajada atropella, sin duda, temo por mi vida. Por lo tanto, es necesario hacerlo legalmente y es necesario acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que me pueda garantizar que regresaré al país sin que lo intenten. Esto es muy limitado. Es una mujer muy prudente. ¿Puedo denunciar el crimen y la violencia ahora que soy desleal? ¿Es usted ahora corredor (seguidor del presidente de Izquierdas, Rafael Correa, en las antípodas ideológicas de Abad)?

PAG. ¿Cree que en Ecuador hay una deriva autoritaria con el Gobierno de Noboa?

r. Totalmente. Una persona que cree que está al borde de la ley, del pecado, es una autoridad gubernamental. Quédate con la gente para hacer tu voluntad. Era el defensor de una democracia representativa, que ahora ha sido abandonada.

PAG. ¿Qué pensó cuando lanzó el asalto a la Embajada de México en Quito ordenado por Noboa?

La policía allana la embajada de México en Quito, Ecuador, el 5 de abril de 2024.David Bustillos (AP/LaPresse)

r. De terror. Ninguna justificación. Mi hijo también fue amamantado de la manera más brutal, como muchos otros que fueron perseguidos políticamente.

PAG. ¿Jorge Glas, vicepresidente de Correa, se refugió en la embajada para evitar un proceso judicial que considera persecución, verdad?

r. Eso debe decidir la justicia. Las persecuciones son reales cuando se comprenden. Mi hijo no fue declarado culpable. Tengo una investigación por tráfico de influencias, me hizo revocar mi visa estadounidense. Exijo mi destitución a través del Tribunal Electoral. La secretaría de Presidencia me dio la última información en abril para que el Ejecutivo vea si está cumpliendo mi trabajo o no. Hay violencia secuencial. Haz un llamado a la comunidad internacional. Es muy grave lo que estás pasando. El Estado totalitario se impone.

PAG. ¿Cree que Oloncito es un caso de corrupción o tráfico de influencias (la esposa de Noboa construyó un resort de lujo en un bosque protegido, pero su empresa retiró el proyecto tras conocer el escándalo)?

r. Exacto. Esto es autoritarismo, abuso de poder contra esa gente que no va armada ni quiere atacar, sino que defiende la naturalidad, la institucionalidad. La libertad democrática del país está en peligro.

PAG. ¿A veces te sientes tentado a recortar?

r. El pueblo ecuatoriano me quitó esta responsabilidad, la cumplí. No quiero rendirme, no creo que pueda hacerlo. Se lo debo a los ecuatorianos que me eligieron, no quiero dejarlos solos. Si da un paso adelante ahora mismo, la lucha de las mujeres, en todo el tema de la igualdad, se rendirá después de tanto esfuerzo. No es correcto que la gente tenga esta discusión sobre poderes cuando la preocupación está en el otro lado. no lo necesito espectáculo que cada día se plantea el Gobierno desviar la mirada de lo verdaderamente importante.

PAG. ¿Se presentará como candidato a las elecciones presidenciales o dejará la política?

r. No, él estaba pensando en postularse para presidente, pero no tengo intención de abandonar esta carrera. Soy un político, no un diplomático.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.